Protección al consumidor con formación especializada para los profesionales de la intermediación

General_panel_ModuloIV_2

El cuarto módulo del XVII Congreso Regional COPAPROSE orientó el futuro de la intermediación hacia la profesionalización siempre orientada a la protección del consumidor, la asunción de los retos tecnológicos, la formación y a dónde nos lleva la aplicación del Big Data.

El cuarto módulo del ‘XVII Congreso Regional COPAPROSE‘ (evento que se celebro el pasado mes de mayo con la organización de COPAPROSE y ACOAS) se desarrolló bajo el título ‘Cómo afrontar los retos y fortalecer la intermediación de seguros en la era digital’ y se dividió en dos partes. Una, dedicada al conocimiento y propuestas sobre regulación, control y formación desde varias experiencias. En ella participaron, Christian Mora, superintendente delegado para Seguros de Colombia; Ana María Prieto, subdirectora de Desarrollo de mercados de la Unidad de Regulación de Colombia; Elena Jiménez de Andrade, presidenta del Consejo General de Colegios de Mediadores de Seguros de España; y Armando Vergilio presidente de la ‘Federação Nacional dos Corretores de Seguros Privados e de Resseguros, de Capitalização, de Previdência Privada, das Empresas Corretoras de Seguros e de Resseguros’ (Fenacor), de Brasil.

Después, aportó una visión sobre la tecnología en la libre competencia y el bienestar del consumidor el consultor privado Gabriel Ibarra.

El primer turno de palabra fue para el superintendente delegado para Seguros de Colombia, Christian Mora, quien respondió a la pregunta planteada para su ponencia: ‘¿Es necesario crear un nuevo modelo de supervisión?’ Aparte de recordar que los objetivos de la supervisión son: “Promover la protección del consumidor y nivelar el campo de juego entre todos los participantes del mercado” explicó Mora detalló, entre varios temas, las herramientas que se trabajan allí para la supervisión de estándares como:

  • El supervisor asegura que los intermediarios cuenten con la debida autorización para ejercer la actividad.
  • El supervisor asegura que los intermediarios de seguros se encuentren sujetos a revisiones continuas por parte de la autoridad
  • La autoridad supervisora requiere que se aplique a los intermediarios de seguro estándares adecuados de gobierno corporativo.
  • La autoridad supervisora requiere que los intermediarios de seguros divulguen los términos y condiciones comerciales entre ellos y el cliente, la relación que tienen con las aseguradoras con las que operan y la información sobre cuya base son remunerados.
  • La autoridad supervisora requiere que los intermediarios de seguros que manejen dinero de sus clientes cuenten con las suficientes garantías para proteger dichos fondos.
  • En los casos en que resulta necesario, la autoridad supervisora toma las acciones de supervisión apropiadas en relación con los intermediarios de seguros debidamente autorizados.
  • El supervisor verifica que el intermediario esté tomando las medidas requeridas y las intensifica si no se abordan sus preocupaciones.
  • El supervisor toma medidas contra individuos o entidades que realizan la intermediación de seguros sin la licencia necesaria.

En respuesta a la pregunta que debía responder Mora sobre la necesidad de un nuevo modelo de supervisión frente a un nuevo modelo de mercado debido a los nuevos modelos de negocio del Seguro, etcétera, el ponente aportó un resumen diciendo que: “el modelo de supervisión actual es adecuado y está basado en estándares internacionales. Su aplicación puede ser intensificada”. Sobre el futuro de la intermediación de seguros afirmó que se “reconoce el valor agregado de la actividad de la intermediación y su rol como aliado estratégico en el fortalecimiento de la confianza en el sistema”. Sobre el enfoque hacia la innovación tecnológica destacó que “debe ser proactivo y enfocarse en el emprendimiento”.

Retos de la intermediación en Colombia

Ana María Prieto, subdirectora de Desarrollo de mercados de la Unidad de Regulación de Colombia, quien debía explicar ‘Cómo debe afrontar el regulador los desafíos que plantea la innovación’ destacó que “la agenda regulatoria en Colombia tiene un enfoque en tres pilares: Tener un mercado o una actividad profunda altamente desarrollada con una oferta de productos que recojan las necesidades y particularidades del consumidor, y un frente de eficiencia con una industria altamente competitiva. Estos tres pilares se han complementado con la innovación por el uso de la tecnología y también por una nueva forma de prestar los servicios financieros y de estructurar, en términos generales, los productos y los canales de atención al usuario. Desde la regulación hemos ido preparando un marco regulatorio para esa transformación tutelando esos principios de protección y de estabilidad que siempre deben estar”

Prieto recomendó trabajar en la modernización de los sistemas de pagos en un país como Colombia en que el 90% de las transacciones se realizan en efectivo. También focalizó las oportunidades para el sector asegurador que tienen las zonas rurales aunque reconoció la importancia de que estas cuenten con más recursos tecnológicos. Además recomendó favorecer la educación financiera, de los profesionales pero, sobre todo, de la población y, como retos para el sector asegurador, planteó que aún hay un gran margen para la penetración del seguro en Colombia. “Todavía falta crecimiento sobre todo en lo rural por costes, falta de información” dijo Prieto. En virtud de esa brecha se plantean dos iniciativas: un decreto que reglamenta la modalidad del seguro paramétrico y una normativa que facilite la creación de corresponsales para que haya una comercialización más masiva de seguros a través de nuevos canales.

La subdirectora de desarrollo de mercados de la Unidad de Regulación de Colombia apunto que “solo 5’5% de las empresas Fintech en Colombia se dedican al sector asegurador” vislumbrando un campo de desarrollo para el sector en ese mercado.

Protección que superó una crisis

Elena Jiménez de Andrade, presidenta del Consejo General de Colegios de Mediadores de Seguros de España, aportó el conocimiento y experiencia de la realidad de la mediación de seguros, integrada por corredores y agentes, en España en un sector de alta regulación que, además, debe respetar las trasposiciones europeas. “Lejos de ser una amenaza es una protección muy importante que nos ha permitido superar la crisis. Se ha tenido que rescatar bancos pero no a ninguna compañía aseguradora” explicó Jiménez en su intervención bajo el título ‘El aporte de los colegios de mediadores’.

La española lanzó un mensaje positivo sobre la situación común de la intermediación de seguros: “Resistimos al cambio, nos adaptamos y salimos adelante. Es una seña de identidad también” defendió.

Jiménez de Andrade hizo hincapié en la independencia de los mediadores de seguros en España, un hecho que redunda en beneficio del consumidor; aunque reconoció que la labor del mediador de seguros es desconocida para los clientes.

Como punto de fortaleza destacó la labor de representatividad del Consejo General ante las autoridades nacionales y las organizaciones internacionales y, sobre todo, su función formativa y de garantías que se ha logrado gracias a la base de calidad y contenidos que se aporta a través del centro de estudios de formación de mediadores de seguros (CECAS) desde hace 25 años.

Jiménez también puso en valor la labor de servicio y ‘networking’ que se realiza a través de los colegios de mediadores de seguros y la aplicación del Plan Estratégico del Seguro (PEM) que está permitiendo la adaptación de corredores y agentes a las nuevas realidades del mercado y que actualmente está finalizando la implantación de una segunda fase orientada a la transformación tecnológica.

La visión brasileña

Armando Vergilio, presidente de la ‘Federação Nacional dos Corretores de Seguros Privados e de Resseguros, de Capitalização, de Previdência Privada, das Empresas Corretoras de Seguros e de Resseguros’ (Fenacor), de Brasil, aportó ‘La visión de los gremios de intermediación’. Vergilio, comenzó con una reflexión a la que llegó gracias al tiempo en que fue superintendente en Brasil: “La mejor regulación que se puede tener es la regulación preventiva y no la punitiva. El mejor escenario que puede tener un supervisor es conseguir desarrollar su trabajo con un escenario de ‘multas 0’, es la perfección”.

Una situación que en Brasil aún no puede ser una realidad pero que se trata de conseguir a través del cambio legislativo “a través de la autorregulación para los asegurados y productores de seguros mediante una organización no gubernamental bajo la supervisión del Estado. Esto mejorará el ambiente regulatorio, la fiscalización de las operaciones realizadas por los productores de seguros, uniformidad de procedimientos de fiscalización, acciones preventivas actividades, celeridad en el análisis y revisión de las denuncias para aumentar la confianza del mercado. Es el objetivo principal” afirmó Vergilio poniendo el foco en el fomento de las buenas prácticas empresariales y sectoriales.

El brasileño denunció la existencia de un fuerte mercado marginal en Brasil que con el apoyo tecnológico deja sin cobertura ni garantías a los clientes pues no cuenta con ningún tipo de supervisión al vender seguros apoyados en asociaciones o cooperativas y con ‘site’ en lugares como Singapur que no dan respuesta a la hora del siniestro.

La realidad de los datos

El módulo IV fue cerrado por la intervención ‘Efectos de la tecnología en la libre competencia y el bienestar del consumidor’, del consultor privado Gabriel Ibarra.

El experto comenzó planteando una realidad sobre el poder que otorgan los datos y que ha llevado al cofundador de Facebook a advertir que se debe dividir la red social por el gran poder que acumula a través de los datos.

Ibarra planteó que hoy por hoy la discusión es saber quién debe regular los datos. “Los datos son ubicuos y las autoridades tienen una jurisdicción territorial limitada”.

Aparte, planteó la discusión sobre qué es Big Data. “No hay acuerdo. En general se entiende como aquella información que por sus características y volumen no puede ser procesada por los medios tradicionales (bases de datos, Excel…) sino que requieren de sistemas inteligentes” y aclaró, a continuación, que inteligencia artificial es aquel sistema que puede aprender por sí solo gracias a la variedad, el volumen, la veracidad y la velocidad.

La variedad es la multitud de fuentes de que proceden los datos. “Hasta hace poco las decisiones se tomaban en base a las estadísticas y hoy en día la información se recopila de correos, de las redes sociales, de consumo de tarjetas de crédito… todo tipo de fuentes de sistema.

El volumen es la gran cantidad de información que aportan. La veracidad es la calidad de la información que llega. “Se puede seguir el recorrido de alguien a través de una app confiable”. Por último, la velocidad es que la información se procesa continuamente y en tiempo real.

La importancia del Big Data está en que va a permitir tomar decisiones con base en información personalizada que puede llevar a una mayor competitividad y a generar productos de manera vetiginosa pero presenta dudas sobre privacidad y competencia. Todo depende del ángulo con que se mire” concluyó Ibarra.